Buscador

El orgullo de representar a las Fuerzas Deportivas Militares

nov 25, 2019

Cartagena, 25 de noviembre de 2019. - Los hombres y mujeres que se encuentran dentro de las Fuerzas Armadas son ejemplo de país. Son sinónimo del trabajo en equipo, resiliencia, empatía, optimismo. Tienen grandes cualidades y cada una de ellas la dejan en evidencia en cada una de sus actividades. Es por eso por lo que los deportistas que representan a esta delegación sienten un orgullo grande cuando se ponen esa camisa.

Un orgullo que infla el pecho y hace elevar la cabeza: para mirar siempre de frente y afrontar cualquier dificultad con la misma pasión y entrega que cuando se triunfa. Ellos, que tienen una línea de comportamiento pulcro y siempre de defensa hacia la sociedad, también luchan incansablemente por cumplir sus sueños de hacer deporte, de pararse en lo más alto del podio.

En estos Juegos del Bicentenario, Bolívar 2019, hay dos nadadores que buscan dejar el nombre de las Fuerzas Armadas en alto: Santiago Rojas y Jefferson Valencia. Ambos son atletas integrales, que sin importar el deber que tienen que cumplir en la Escuela Naval o en la Policía Nacional, respectivamente, se entregan por completo para estar a punto a nivel competitivo.

El anhelo siempre será mejorar sus tiempos. Sin embargo, desde ya existe una ilusión grande por estos dos representantes, quienes dicen ser compañeros, pero de lejos. Y claro, uno está radicado en Cartagena con la Escuela Naval, el otro tiene toda su vida en Bogotá, con la Policía. No obstante, el deporte, que también es sinónimo de unión, los juntó para afrontar estas justas.

Santiago Rojas, de Villavicencio, siempre se interesó por la natación. Representó al Meta en los Juegos Nacionales, que se llevaron a cabo en Cauca, Córdoba y Norte de Santander. En Popayán cumplió ese anhelo de representar a su departamento a nivel nacional y fue gracias a esa presentación y su buen nivel deportivo, que se le abrieron las puertas en la Escuela Naval, que le dio una beca deportiva.

Su camino lo ha llevado a China a participar en los Juegos Militares. También a Ibagué y diferentes rincones de Colombia, los cuales visita con la camiseta de Fuerzas Armadas entre pecho y espalda. “El entrenamiento deportivo es fuerte porque debemos combinar la vida naval con la deportiva. Es un plus que tenemos, porque tenemos que responder en las dos. Y siempre lo hacemos con el mayor orgullo”, dice.

A su vez, Jefferson Valencia, vallecaucano, también interesado desde pequeño por la natación llegó a la Policía Nacional en búsqueda de buenas oportunidades para su vida. Después de haber sido campeón nacional en natación por el Valle del Cauca. Lleva ocho años dentro de las fuerzas militares del país y desde hace cuatro retomó esa afición que siempre lo acompañó.

Tan sólo hace dos meses está representando a las Fuerzas Deportivas Militares y tiene claro que es todo un honor. “Somos un referente de la sociedad”, dice con modestia. “La disciplina y el rigor son de nuestros valores más grandes. Además, también contamos con un sinfín de cualidades, que nos hace ser deportistas de calidad. Lo que buscamos es dejar siempre una imagen notable para esta delegación”.

Hace unos meses eran dos desconocidos, ahora el deporte los juntó para representar con dignidad y el orgullo que siempre genera, a las Fuerzas Deportivas Militares, que como todas las delegaciones, con su calidad, entrega y empeño, pone un granito de arena para que Colombia sea reconocida como una tierra de atletas.  

Desarrollado por